Blancaflor cambió su logo y se volvió viral en Twitter

Después de 65 años, la marca ya no cuenta con la tradicional «Negrita» en su packaging característico de la harina Blancaflor; en Twitter algunos lo celebraron por eliminar el «racismo» y otros se opusieron.

En las últimas horas, y debido a una decisión empresarial, las redes sociales quedaron inmersas en un inédito debate. Es que la reconocida marca de harina leudante, Blancaflor, cambió su famoso empaque de color celeste, en el que aparecía una mujer de color (la “negrita”) cocinando.

Desde sus inicios, el envase de la harina producida por la empresa Molinos llevaba en su logo a una cocinera mujer negra cuyo aspecto emulaba el estilo de los esclavos de la época colonial, pero ahora, en el nuevo envase, sólo se ven las manos de una persona, junto a un bols con una preparación.

“La nueva normalidad deconstruida de Blancaflor quitando a la africana esclava que amasaba”, fue el tuit que inició el debate -el cual se convirtió en tendencia-, en medio del feriado del 25 de mayo.

De este modo, mientras algunos celebraban como un avance el cambio en el empaque del alimento, otros manifestaron su molestia ya que el hecho de sacar a la «negrita» es un acto de discriminación. En otro orden, otros argumentaron que con tantos años en el mercado, ese personaje ya es parte del reconocimiento del producto.

¿Cómo y cuándo comenzó el logo de Blancaflor?

En 1956 la empresa Molinos SA lanza al mercado su clásica harina. Para su nombre y logo se basan en un cuento popular ibérico con una historia similar a la de Medea. Durante años y décadas, esta marca lideró el rubro y fue referencia tanto para la gastronomía como para los cocineros amateurs de toda la Argentina. Sus recetarios y piezas gráficas fueron famosos en los 70 y 80s.

Ya en los 90, la marca decidió modernizar el packaging de su tradicional producto. A pesar de algunas resistencias, se mantuvo el logo original y solo hubo cambios de colores y estética. En 2014 hubo un rediseñó de la imagen: potenciaron los identificadores de marca, el color codo, el símbolo y la estructura. El logotipo, a pesar de las crecientes críticas, se mantuvo fiel y sin grandes cambios a aquel inicial de la década del cincuenta.

En 2021, #Blancaflor sufre acusaciones cada vez más frecuentes (en redes sociales) de ser racista, esclavista y hasta de incurrir en “blackface”. Finalmente la marca decide cambiar logo e isotipo, por primera vez en más de 65 años y sacar a la cocinera negra de su producto.

About Post Author