Distinguieron a la Comisión Directiva de la Biblioteca Popular La Vigil intervenida por la última dictadura militar

También fueron distinguidos post mortem quienes integraron la comisión directiva de la Biblioteca Popular “Constancio C. Vigil” al momento de ser intervenida por la dictadura.

Los históricos dirigentes de “la Vigil” fueron reconocidos en un emotivo acto realizado este mediodía, viernes 3 de noviembre, en el recinto de sesiones del Concejo Municipal, y que presidió la autora de la iniciativa, la edila Susana Rueda, de Rosario Progresista.

En el inicio del acto se difundió un video con imágenes de distintas etapas de la Biblioteca, y su famoso bono –rifa-, con la narración de quien escribió un libro sobre la historia de la institución, Natalia García.

De Rueda

De inmediato la concejala Rueda expresó que  “La Vigil me enorgullece como vecina de Rosario, como beneficiaria de la rifa, porque mi mamá la compró por años, y como integrante de un Concejo Municipal que debe destacar estas cosas”.

Consignó más adelante que “con mi espacio político participamos de una visita guiada, y cuando recorríamos parte de la historia, ese espíritu colectivo y la tragedia todavía se perciben”.

Explicó que “lo hablamos con mi equipo y nos pusimos de acuerdo en que es imprescindible distinguir a los primeros integrantes de la comisión directiva. Cuando lo hablamos con Augusto y le propusimos el homenaje, él aceptó con la única condición de que lo iba a recibir si lo recibían todos los integrantes”.

También expresó Rueda: “Un homenaje a los y las miembros de aquella comisión directiva de la Vigil que junto a vecinos y vecinas erigieron un complejo social, cultural y educativo de proporciones únicas en América Latina, y como reconocimiento a su participación y lucha contra la voraz destrucción simbólica y patrimonial que llevó adelante la última dictadura cívico militar”.

Enfatizó la edila de Rosario Progresista que “cuando distinguimos, lo hacemos como una reparación y como un reconocimiento a lo debe y debió ser, y a lo que debe y debió continuar”.

Por último sostuvo: “En el caso de la Vigil, es una contundente afirmación del símbolo que queremos levantar como bandera del país que aspiramos, donde la solidaridad, la creatividad, la paciencia, la honestidad, el amor por el otro y los otros, la vocación de servicio, la educación, el conocimiento, la historia, el arte, la cultura, la pasión y la construcción de vínculos comunitarios sólidos y fuertes amparados por un estado presente sean partes fundantes de una ciudad, de una provincia y una nación”.

La concejala Rueda mencionó posteriormente los saludos de la presidenta del Concejo, María Eugenia Schmuck, y de la secretaria de Género y Derechos Humanos municipal, Mariana Caminotti.

De Roberto Frutos

Habló luego el presidente actual de la comisión directiva de “la Vigil”, Roberto Frutos, quien expresó su agradecimiento a los concejales , “a los familiares de esa comisión directiva histórica, socios, colaboradores, vecinos de barrio Tablada, organismos de derechos humanos”.

Dijo seguidamente que “confiamos en la memoria colectiva y no en la personal, por lo que elaboramos un texto con la comisión directiva”.

Aludió así al nacimiento de la Biblioteca “en la década del ’50 hasta febrero del ‘77” y la posterior “recuperación hace 10 años”. Dijo que “hay deudas por saldar históricas y actuales”. También consignó el proceso judicial hasta las condenas en el 2020 de los responsables de la situación, la designación como Sitio de Memoria en el 2015 y la señalización como Marca de Memoria por parte de la Municipalidad.

Enfatizó respecto al proceso de “Memoria, Verdad y Justicia” y en ese marco la presentación como “genocidio cultural” de lo ocurrido, “con la destrucción de patrimonio, libros, obras de arte”.

Destacó que “el camino emprendido no tiene marcha atrás”, para mencionar el pedido “de la ley de reparación histórica”, respecto a la cual recordó que el Concejo se había expedido en tal sentido.

En los tramos finales consignó que “ante dichos negacionistas, autoritarios, sostenemos y afirmamos nuestro compromiso con historia de la Vigil”.

Entrega de los diplomas

Tras la lectura del decreto por el que se otorgan los Diplomas de Honor “a Augusto Duri y Omar Pérez Cantón, únicos integrantes con vida de la histórica comisión directiva de la Biblioteca Popular ‘Constancio C. Vigil’, que fuera intervenida  en el mes de febrero de 1977 por la última dictadura cívico eclesiástica militar” y se precisa: “Por haber sido quienes resistieron con sus vidas, a la par de muchos docentes, vecinos y vecinas, la intervención militar que pretendió liquidar un proyecto cultural y pedagógico de avanzada a nivel mundial, que tuvo como objetivos sociales y políticos promover el acceso a un alto nivel de educación y cultura a los trabajadores y los sectores populares”, se hicieron entrega de las copias del decreto a los familiares de los integrantes fallecidos de dicha comisión directiva.

De manera sucesiva la recibieron por Raúl Frutos, sus nietas Varinia y Juana Frutos; por Albino Serpi, su hijo, Darío Serpi; por Jorge Chávez, el actual miembro de la comisión directiva, Lucas Martino y por Rodolfo Volonté, Romina Gianfélice, también de la comisión directiva actual.

En tanto por Tomás Pedrido, su hijo, Beto Pedrido; por Juan Manuel Rodríguez, su hija, Gabriela Rodríguez; por Domingo Denichilo, su hijo, Andrés Denichilo; por Luis Scarabelli la actual integrante de la comisión directiva, Micaela Pertuzzo; por Juan Carlos Carón, Nadia Motura, también de la comisión directiva y por Luis Ángel Fina, Marilina Mantarro, igualmente de la comisión directiva.

Por Vilma Pedrido, recibió el texto del decreto, su sobrino, Ernesto Pedrido; por Alberto Routaboul, su hija Vanesa Routaboul; por Arnaldo Olguín, la actual integrante de la comisión directiva, Ariana Ravelli; por Antonia Frutos, su hija, Celina Duri; por Raúl Pérez Cantón, su sobrina Juliana Pérez Cantón; por Francisco Routaboul, su nieto, Matías Fiore; por Platón Duri, su nieto, Luciano Duri y por Manlio Perotta, la integrante de la Biblioteca, Natalia García.

A continuación recibieron la copia del decreto de reconocimiento y los Diplomas de Honor, quien fuera síndico de la comisión directiva del ’77, Omar Pérez Cantón, y con el recinto aplaudiendo de pie y largamente, el que fuera presidente de la Vigil, Augusto Duri.

De Augusto Duri

Al agradecer Duri sostuvo que “hay que tener mucha templanza para pasar este momento” y recordó “tantos años, tantas circunstancias, durante casi un año presos muchos dirigentes y también fue manoseado el trabajo el trabajo de un barrio Tablada, Villa Manuelita que había llegado a lo que es, fue y va a ser”.

Mencionó que “llegó a ser una institución que tuvo su preponderancia en América del Sur” para remarcar que a sus 90 años “la Biblioteca sigue estando”.




About Post Author