“El biocombustible en nuestro país no sólo beneficia a los motores, sino que además ayuda al medioambiente”

El pasado sábado estuvimos en comunicación con Juan Facciano, de ArgenBio, en Somos Lo Que Escuchamos con Sebastián Villalba, donde comunicó la prórroga a la ley y por qué es necesario el biocombustible. Además de sus características.

Se trató de un comunicado de prensa dirigido por la totalidad de las cámaras empresariales que agrupan al sector de producción de los biocombustibles, tanto biodiesel como bioetanol ya sea de caña de azúcar o maíz.

En el mismo, solicitaron al presidente que dicte el decreto correspondiente para incorporar los temas a tratar en las secciones extraordinarias de la cámara de diputados. El proyecto de ley ya cuenta con media sanción de senadores, donde fue aprobado de forma unánime y prorroga este régimen actual que vence el próximo mes de mayo.

En general los biocombustibles como es el bioetanol, que proviene de nuestro país, se elabora a partir de la caña de azúcar o del maíz y se utiliza para mezclarse con las naftas que se comercializan en los surtidores.

En el caso del biodiesel que proviene del aceite de soja, se utiliza para mezclarlo con el gasoil o las distintas versiones de diésel. En nuestro país existe un marco regulatorio al igual que la mayoría de todos los países del mundo que tienen como materias primas a los biocombustibles.

Como ya antes dicho la utilización de este es para mezclarlo con el combustible de origen fósil, el que viene con el petróleo, y es lo que se termina comercializando por parte de las petroleras en las estaciones de servicio.

“En cuanto a las contribuciones es por el desarrollo que esto hace a las economías regionales, Argentina cuenta con 55 plantas de biocombustibles distribuidas en 11 provincias donde implican agregar valor en origen, es decir, tener una tonelada de biodiesel significa que hubo un poroto de soja que no se exportó como tal en un estado primario sino que se transformó en aceite y al transformase en aceite se obtuvo también las harinas, las proteínas que van a la industria animal. Y a su vez tampoco se exportó como aceite sino como biodiesel”, agregó Juan.

Hablamos de proveer la sustitución de exportaciones, ya que nuestro país exporta más del 30% del gasoil que se consume. Entonces, al sustituir exportaciones genera un ahorro de divisa, y lo más importante la preservación del medioambiente además de la salud pública, ya que cuando uno utiliza biocombustible está generando una reducción en el efecto invernadero comparando con el combustible fósil.

Muchas familias y empresas corren el riesgo, de no darse esta prórroga, perderlo todo; esto no trata sólo de la planta de biodiesel, “este no es un problema que afecte sólo a un sector industrial en particular, sino que los biocombustibles forman parte de todo el entramado productivo de la cadena de valor como el azúcar, la soja, etc”, comentaba Facciano. Con este emprendiendo se generan más de 100.000 puestos de trabajos cosa que terminarían perdiéndose.

De hecho es posible usarse el 100% de biocombustible en los vehículos, esto lo confirmo Juan al comentar que ya se han utilizado en varias pruebas que además lo demuestra en la empresa Movi (transporte público de la ciudad de Rosario) la cual hace más de dos años está utilizando su flota al 100% de biodiesel.

También se puede utilizar el bioetanol, en Brasil cualquier persona que viaje en su automóvil a la hora de cargar nafta va a encontrar cortes del 27% y hasta por arriba del 80% y “jamás tendrá algún problema” aseguró Juan.

Para finalizar Juan Facciano expresa “el biocombustible en nuestro país no sólo beneficia a los motores, ya que el petróleo que tiene Argentina es de mala calidad, sino que además ayuda al medioambiente”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *