Los robos a autos con inhibidores de alarmas llegaron a Funes

Alejandra, una vecina de Funes, dejo su auto estacionado en la Calle Fuerza Aérea, en la zona comercial frente al Liceo Aeronáutico. El plan era pasar por la pescadería ubicada en la arteria. Al volver, 10 minutos de concurrir al comercio se llevó la sorpresa. Desconocidos robaron de dentro de su auto la cartera y una mochila con la raqueta de tenis. La perjudicada hizo su descargo en las redes sociales, donde señalo que «me niego a perder la paz, y la serenidad de ciudad en mano de malvivientes. DEFENDAMOS FUNES, No a la Delincuencia», además de pedir mayor iluminación sobre la calle que según señaló esta muy oscuro.

Está historia sucedió en estos días, y sirve como ejemplo para graficar una modalidad de delincuencia que está en aumento: los robos a vehículos con inhibidores de señal.

Siempre de la misma manera: el delincuente se hace el distraído, acciona el aparato e interrumpe la señal que va del control remoto de la alarma al auto. El dueño del vehículo se va creyendo que lo cerró. En pocos minutos el ladrón ingresa al coche, roba todo lo que puede, cierra la puerta y se va. Cuando el propietario vuelve, encontrará las puertas cerradas como las dejó pero con el interior revuelto y ya sin sus pertenencias.

Es una modalidad que empezó a verse primero en la provincia de Córdoba, hace un tiempo está en Buenos Aires y la vecina Ciudad de Rosario y lamentablemente está en aumento. Los lugares que eligen para realizar los robos son las grandes avenidas, las que tienen mayor tránsito, donde la gente hace todo apurada. Estacionan y se bajan corriendo y cierran el coche a distancia. Casi nunca revisan si se cerró correctamente. El otro escenario para este tipo de robos son los grandes estacionamientos de cualquier establecimiento comercial, sobre todo los fines de semana. Ahí lo que entra en juego es el importante flujo de autos.

Los ladrones suelen estar a unos 40 o 50 metros de distancia del objetivo que marcaron para robar. No necesitan estar más cerca ya que el dispositivo funciona a distancia. Eso también dificulta la posibilidad de advertir su presencia.

¿Cómo funcionan los inhibidores de señales que los delincuentes utilizan para robar en autos?

Por lo general, las bandas delictivas suelen usar como inhibidores los conocidos y clásicos handys que se utilizan para las comunicaciones. Lo que hace el ladrón es modificar la frecuencia del aparato para «empatarla» con la de las alarmas. Ese «ancho de banda» es internacional y se difunde rápidamente en el mundo de la delincuencia. A veces usan dispositivos que arman artesanalmente y muchas veces utilizan los handys, que son de venta libre y económicos. Esos dispositivos tienen un rango de frecuencia permitido por el ENACOM, que es el ente regulador. Pero al momento de robar, lo modifican y así pueden producir robos.

En el caso de Rosario, Buenos Aires y Cordoba, si bien existe un número estimado de denuncias, se cree que es muy inferior a la realidad; como suele suceder con muchos otros delitos la gente opta por no denunciarlo. Además, como el auto no está forzado muchas veces la gente no entiende qué es lo que pasó y no se acercan a la comisaría a hacer la denuncia.

Hay una sola forma de evitarlo. Sumamente sencilla. Cada vez que uno baja del auto y pone la alarma hay que acercarse y revisar que esté bien cerrado. El delincuente sólo puede interrumpir la señal de la alarma y el cierre centralizado pero una vez que está cerrado no puede abrirlo. Es cuestión de tomarse unos segundo para chequear que las puertas estén cerradas

About Post Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.