#Funes Editorial: la «Mejor ciudad para vivir» expulsa a los jóvenes

El grupo etario entre los 16 a 30 años, en la actualidad no puede pensar en comprar un terreno propio en Funes (debido del gran costo inmobiliario que se incremento con las urbanizaciones aprobadas), no encuentra cursos o lugares donde pueda formarse para poder proyectarse en el ámbito laboral, se le dificulta conseguir empleo y tampoco tiene un lugar para encontrarse a disfrutar la etapa más linda como es la juventud.

La ciudad cuenta con una coordinación de la juventud que brilla por su ausencia y concejales oficialistas no abordan el tema.

El día del amigo es una de las efemérides que con mas ansias esperamos en el país, miles de jóvenes son los que mas celebran esta fecha ya sea en bares, en plazas, en el cine o compartiendo una charla entre mates.

El lugar emblemático en la ciudad donde los jóvenes elegían para poder celebrar, era el famoso «laguito» ese pequeño espacio en el limite de la ciudad y Fisherton, al lado del aeropuerto. Ese pequeño lago artificial, tenia una mística distinta, jóvenes de todas las edades, tomando mates, escuchando música, jugando a la pelota, «tirando facha» o compartiendo alguna «birra»; viendo despegar los aviones y sacando la icónica foto del sol por detrás de las palmeras.

Luego de la pandemia por una decisión del aeropuerto ese lugar fue vallado, con la indicación de que el «lago» era una medida de seguridad para que los bomberos en caso de un accidente pudieran utilizar esa agua.

Funes, una ciudad donde no se piensa en los jóvenes

El grupo etario entre los 16 a 30 años, en la actualidad no puede pensar en comprar un terreno propio en Funes (debido del gran costo inmobiliario que se incremento con las urbanizaciones aprobadas), no encuentra cursos o lugares donde pueda formarse para poder proyectarse en el ámbito laboral, se le dificulta conseguir empleo y tampoco tiene un lugar para encontrarse a disfrutar la etapa más linda como es la juventud.

Hasta el momento nadie del arco político de la ciudad presentó proyectos para poder hacer de contención a los jóvenes en tanto, a educación, empleo y proyectar su vida en Funes. La ciudad que es criticada por la falta de planificación y por su ausencia de transparencia. También «discrimina» a los jóvenes, no se toma la molestia de pensar en lugares para que ellos puedan realizar sus actividades de ocio.

El próximo censo nacional, demostrará que el mayor porcentaje de población tiene una edad entre 16 a 30 años. ¿Ese será el momento donde la política se dará cuenta del potencial de los jóvenes? o ¿seguirá haciendo caso omiso de ella?

About Post Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.