«No sentí las puñaladas por la adrenalina y siempre estuve consciente de todo»

Habló el chico de 22 años, víctima de un robo el sábado por la noche tras hacer una compra acompañado de su mamá en el barrio Arroyito de Rosario. «Es un milagro que lo cuente», comentó.

«Fui a comprar supremas con mi mamá y nos dividimos. En la cuadra de la iglesia se bajan dos masculinos y el de atrás me dice «dame todo» y ahí no le vi ningún arma. Lo que hago yo es escapar, y llego a la esquina y me persiguen», contó la víctima. 

«Me hicieron estilo sanguchito y ahí se me cae el celular, lo levanto y huyo. Ahí llega mi mamá shockeada al ver que soy yo, me empiezan a apuñalar el cuello porque no quiero entregar mis cosas«, prosiguió.

Comentó que escuchó a los delincuentes decir «ponelo, ponelo», haciendo referencia a quitarle la vida. «No sentí las puñaladas por la adrenalina y siempre estuve consciente de todo».

«Por centímetros no llegó a perforar el corazón. Fue un milagro, porque sino no lo podría haber contado», concluyó. 

About Post Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.