Cambiar, vamos a cambiar

Basta quedarnos quieto un rato y no sólo la biología sigue su proceso, seguro que hasta vamos a estar pensando en otra cosa.

¿Cómo hacerlo con éxito en una dirección deseable?

Antes que nada está bueno conectar con nuestros sueños más profundos, sacarlos a la luz con todo detalle a fin de convertirlos en un motivo personal poderoso que va a hacer más fácil desarrollar la fuerza de voluntad necesaria para llevarlos a cabo.

Cuando conseguimos resultados en la dirección que nos hemos propuesto, crece nuestra seguridad y nos animamos a más, por eso es importante que lo que nos planteemos sea alcanzable.

Puede pasar que al principio cueste y el piloto automático nos lleve por donde siempre. Es importante aceptar que el cambio es un proceso, que al principio puede costar y que es necesario fortalecernos, ser amables con nosotros mismos.

También está bueno rodearnos de personas que estén listas para acompañarnos en lo que nos propusimos, con quien compartir el proceso y animarnos.

¿Vos, qué soñás cuando tenés los ojos abiertos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *