María Zysman: «Es una época en la cual la gente se mide en función de los seguidores»

Las generaciones actuales pasan horas en las redes, y en muchas ocasiones esto puede ser perjudicial.

En SLQE nos comunicamos con Maria Zysman, licenciada en psicopedagogía y directora de ‘Libres de Bullying’. Conversamos sobre distintas problemáticas que surgen en las redes, donde los jóvenes pasan gran parte de su tiempo y qué puede hacer un padre o una madre para ayudar a su hijo/a.

Libres de Bullying es una asociación civil fundada hace 20 años por María Zysman, licenciada en psicopedagogía. La misma colabora con empresas que patrocinan y ayudan a establecimientos e instituciones educativas.

Más allá de esta asociación, Zysman en el año 1996 empezó con la temática, previo a que internet sea una herramienta cotidiana.

María comienza la charla haciendo referencia a los retos virales, principalmente al caso que se dio días atrás en el que una niña italiana perdió la vida como consecuencia de uno de estos retos. “Este tipo de accidentes surge por no quedar como tontos, para no quedar afuera de algo. No miden las consecuencias. Las familias muchas veces no evaluamos los riesgos que supone darle un teléfono celular a un niño, con redes sociales en las cuales pueden acceder a gente desconocida, hacer cosas que los ponen en riesgo, estar demasiado tiempo. TikTok favorece y genera muchas situaciones de burla, desprecio, comparación; los chicos se comparan y se sienten menos que el otro, hacen cosas para subir posiciones”, comentaba la licenciada.

Hay chicos que son más influenciables que otros. Algunos uno le saca el tema y te dicen ‘yo ni loco hago una cosa así’.

Respecto a una posible solución a esta problemática, respondió que hay que “trabajar desde los padres para que los chicos no se dejen influenciar, que no sean tan sumisos, obedientes, que cuestionen. A veces es incómodo para nosotros, porque es mejor que los chicos nos hagan caso en todo; pero uno de los aspectos importantes que hay que trabajar con los hijos es cuestionarse las cosas”.

“Cada vez son más chicos los que ingresan a las redes. Es una época en la cual la gente se mide en función de los seguidores. Pareciera que si a uno no lo ‘likean’, no existe. A veces con tal de conseguir ese like, los chicos son capaces de exponerse a situaciones que los pueden lastimar muchísimo. Mi consejo es siempre que cuanto más lejos estén de las redes sociales, mejor; si están tienen que ser acompañados por un adulto”, se explayó.

No todo lo que se ve en las redes es verdad, empiecen a cuestionar y a no tomar como verdadero todo aquello que ven en este espacio virtual.

Mostró su preocupación sobre el ejemplo que ciertas madres dan a sus hijos, “yo cada vez más veo cómo mamás están dándole la mamadera a sus hijos mirando el celular, y digo bueno, ahí está la raíz de que después muchos chicos no se separen de sus dispositivos. Hay espacios que son privados, íntimos, tienen que seguir siendo cuidados desde ese lugar”.

Los chicos no están jugando a lo mismo que jugábamos nosotros de niños, entonces conocer esos mundos va a permitir que los chicos nos cuenten cuando tengan algún problema en esos espacios; ya sea juegos, redes sociales o lo que surja.

Para finalizar, se refirió a los estereotipos sociales que pueden encontrarse fácilmente en internet. “Todo el tiempo, en todo lugar los chicos/chicas están siendo bombardeados por un modelo de cómo hay que tener el cuerpo, la piel, de cómo hay que ser feliz y qué cosas nos dan la felicidad. Eso los hace sufrir muchísimo y puede desencadenar situaciones complejas, trastornos alimenticios que estallan a partir de lo que las chicas ven a través de las redes y este modelo que aparece como perfecto”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *