¡¡¡PREPARADOS, LISTOS….YA!!!

Editorial acerca del inicio del año político en Funes.

Largaron nomás. Apareció el calendario electoral, los discursos de apertura de sesiones y empezó el año político, no hay pandemia que frene (por ahora) el mayor derecho que nos otorga la democracia : Sepa el pueblo votar. Y la cosa ya está clara, el 8 de agosto las paso y en Octubre los triunfos y derrotas. En este contexto la política de Funes tiene su propia arena y sus propios mambos negros. Es que de las 7 personas (1 intendente + 6 concejales) que fueron  elegidos por los funenses se renuevan solo 3 cargos para concejal. Como verán el queso es chico y el hambre grande.

Y la ciudad está políticamente rara. En Funes no existe la grieta. El otrora kirchnerismo esta cada día mas Simpsons y los globos hablan idioma de compañere con los dedos en V. No se entiende si responde al noble gesto de madurez política moderna o un acuerdo político explícito. Puede ser contraproducente teniendo en cuenta que las legislativas suelen tener un rebote intenso de la grieta nacional, y si acá no hay grieta, en la dispersión del gris , es como juntar caramelos en un cuarto oscuro.  

Hoy, señoras y señores, Roly Santacroce es el rock and roll, está picante el intendente, se sabe puntero (tipo el Boca de Bianchi allá por los 2000) unos 30 cm más alto que en diciembre 2019. Si hasta su oposición lo pondera “Roly, el de las obras”…dicen como mirando un rascacielo. Este intendente y multi secretario manda, a lo Urquiza, un pulpo polifacético, hamacándose entre fotos con De Vido y su romance político con el PRO local, si hasta la embajada funense en rosagasario es un “dulce amarillo”. Hoy al intendente de Funes no le entra una bala… ni una sola. La duda es si se trata de la reencarnación de Terminator… o si los francotiradores tomaron unas copas de más. Amo y señor del macroperonismo local, que espera ansioso el apellido que señale el intendente para encabezar lista.

Juntos por el Cambio no está tan junto y no parece cambiar demasiado. El amo y señor es el de ilustre y jocoso apellido del negro de la pichincha rosarina. “Carlitos” como le dicen quiere capitalizar el caudal de votos que dejó Barreto y que nadie reclama, revolviendo la olla cual Gargamel, elabora su estrategia doble: Doña Martelli y el Joven Carloni para jugar en agosto y toda la carne al asador a Olmedo 2023 . Hay un jujeño radical que hizo las veces de Papini pero de Tomei, que con la espalda de Corral se le viene parando de manos (y el mismo Olmedo lo subió al ring), a la de este año y ala del 2023. Y attenti, ojo con las sorpresas, no sorprendería que aparezca algún joven 40 tantos, de la mano de Galdeano y algún amarillo filo Bolsonaro símil Renata en Rosario.   

En el Frente Progresista hay una tensa calma. Los truenos que deja la tormenta del socialismo (que termina o empieza post elección interna de Abril) no se escuchan por Funes. Nacho Rímini dejó de ser “Nacho” para ser más “Rimini”, clavó bandera y se lo nota decidido a ratificar la cosecha 2019 que lo dejó a unos besos de la Intendencia. Es el único que hoy por hoy le mantiene la mirada más de 10 segundos a Roly sin pestañear. En el medio está Pedro, que está amagando con querer renovar, eso es solución y problema a la vez, linda batalla interna para ver por streaming. Suman además una carta importante, el perfume de imagen positiva que tiene Javkin en Rosario y el silencioso pero visible avance de Creo, el partido del intendente rosarino. Con el socialismo repartido y a la espera, el Frente sufre y goza una renovación necesaria. Rímini capitaliza y se hace sonar el cuello

Cada vez más firme se suma La Unidad Popular, bancando hace años la parada de una centroizquierda que avanza a lo Mostaza, paso a paso, despacito pero firme. Con una figura muy sólida y segura como Mauro, pero con varios desafíos por delante. Léase (por los que opinamos desde ajuera) generar nuevos cuadros políticos, en especial mujeres, la política de Funes se debe una enorme autocrítica en cuestiones de género (solo hay una concejal) y en ese marco  mujeres como Nani deben tomar más relevancia. Mirar menos de reojo el acuerdo político (tragasapos pero necesario) que hicieron sus primos de Ciudad Futura en Rosario y fortalecer la presencia de Carlitos en Funes. Es importante quizás, que se haga costumbre en Unidad el ejercicio de las internas, es síntoma de avance siempre

Falta tanto y tan poco, que ya se empiezan a mover, los puestos de chori, ya van prendiendo el fuego, un pichicho bosteza y se empieza a estirar. Acá por Funes ya se huele, como el olor a lluvia en el viento sin lluvia… Pasen y vean.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *